miércoles, 12 de mayo de 2010


Recorrer la playa cada uno desde una dirección, salir al encuentro el uno del otro, perderse en sus labios, su cuerpo. Besarle hasta quedarme sin labios y perder el horizonte. O quizá, el mar, no entienda de eso.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada