jueves, 13 de mayo de 2010


No sé si ya te lo he dicho, pero estoy aquí. Hemos crecido juntas. Hemos reido, hemos llorado. Hemos pasado momentos inolvidables de nuestras vidas. Quería simplemente darte las gracias. Decirte que sin ti nada sería lo mismo. Creo que si no te tuviera en mi vida ahora no sabría seguir. Intento explicarme cómo has llegado a ser tanto, pero por más que busco no encuentro la respuesta. Tal vez simplemente seas diferente. Tu forma de hablar, de escucharme, tu forma de vestirte, de actuar. Cada pequeña parte de ti que te convierte en mi otro yo, en mi mitad. Creo que me conoces mejor que nadie, y no me arrepiento de ello. En cada momento malo ha aparecido tu número llamando en mi móvil sin yo decirte nada. Y oía tu voz, y me decías "¿Qué te pasa pequeña? Cuéntame anda". Y al acabar cada conversación, cambiabas de tema. Y me hacías reír, me contabas cosas que te pasaban, no sé cómo explicarlo. Te necesito a mi lado. Eres mucho, y no olvides, que para todo. Porque una amiga es una amiga. Te quiero. Gracias por estar ahí siempre.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada