jueves, 13 de mayo de 2010


Nada funciona si tú no estás. No hay sonrisas a mi alrededor. No existen los sueños ni las veladas románticas. No hay momentos inolvidables ni noches apasionantes. Al parecer mi mundo colgaba de un hilo que tú sujetabas. Conseguías que fuera soleado con cada caricia. Hacías que las cosas fuesen perfectas con tan solo una mirada. Controlabas mi vida con cada beso robado de mi boca. Te necesitaba y me fallaste. Desapareciste. Aún así, tranquilo. Creo que lo voy superando. Ya no me duele el oir tu nombre o el hablar de ti. Estoy orgullosa de mí misma por no depender de ti. Porque la vida sigue y todo pasa. Y si me pierdo todos los momentos felices que hay mi alrededor por pensar en ti cuando pase el tiempo me daré cuenta de lo tonta que he sido. Está decidido, yo por tu culpa ya no pierdo nada.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada