miércoles, 12 de mayo de 2010


Odio haber mal gastado toda mi vida amándote como lo hice y me odio a mi misma por no haber podido terminar con esto a tiempo, cuando solo era de sacar un pedacito de coraje para decir “terminemos” pero, ya no se puede hacer nada, tendré que llevar para siempre el remordimiento de haber podido detener a tiempo algo que no tenia futuro. Pero lo que realmente odio mas es que en todo esto hay un ser inocente dentro de mi ser sufriendo con todo los conflictos internos que hay en mi alma; y es por el que saco toda la fortaleza que hay en mi esencia, para brindarle una un futuro lleno de comodidades y del mas grande y tierno amor de madre. De lo que tú podías haber construido; te odio con todas mis fuerzas, te odio por dejarme sola cuando mas te necesitaba, cuando mas pedía auxilio y me sentía sola; llena de una gran humanidad que deseaba devorarme con su dedo señalador y sus miradas traidoras. Te odio intensamente porque tus palabras son más dulces que la miel pero más cortantes que espada de doble filo y han maltratando todo mi corazón y mi alma dejando heridas que perduran toda la vida… No hay nostalgia peor que añorar lo que nunca jamás sucedió Y aun mas esperar que lo jamás sucederá

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada