jueves, 13 de mayo de 2010


No lo entiendo. No me cabe en la cabeza todo lo que ha pasado. Tengo demasiadas pregunas sin respuestas. Me decías que esto era diferente, que duraría para siempre. Me prometías cosas bonitas, me hablabas de amores imposibles, de una vida distinta. Llena de momentos, de risas, de felicidad. Pasabas ratos estupendos conmigo. Todo parecía tan real. Y entonces, me levanté una mañana y no estabas. Todo había desaparecido. Sin un adios, un beso o una nota que me explicase qué estaba pasando. Sólo te fuiste. A veces quiero creer que todo lo que vivimos fue sólo un sueño. Me consuela pensar que para el resto del mundo las cosas no son tan perfectas como lo eran para mí cuando estabas aquí. Y así, hundiéndome en tu recuerdo paso día a día. Sola y humillada, como al principio

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada